Psicóloga y psicoterapeuta de la Universidad de Chile. 

Especialista en psicoterapia humanista- experiencial-transpersonal. Focusing Trainer, Terapeuta Floral y bioenergética, Arte y danza terapeuta, Instructora de Yoga Integral.

Guía y acompañante en el sendero de sanación y restauración del sagrado femenino. Terapeuta de útero y chamanismo femenino de la escuela Sagrada Sabiduría Femenina.

Amante de todas las artes, escritora, poeta y artista textil.

Aprendiz y practicante de Taoísmo, I Ching, medicinas de la naturaleza y otros saberes ancestrales, al servicio de la restauración y preservación de la vida, el amor y la paz en la madre tierra.

La naturaleza humana y su condición existencial ha sido un tema que me ha convocado desde que tengo memoria. Muy tempranamente me convertí en una aguda observadora del mundo que me rodeaba.

Luego de terminar la carrera de psicología, me dediqué a investigar acerca del sufrimiento humano y a experimentar diversos caminos para lograr la liberación, pues he sido mi propio campo de estudio. 

He seguido un llamado irrevocable de mi profundidad para atravesar cualquier obstáculo que se interponga entre mi Ser y la posibilidad de vivir desde su más pura esencia.

En el recorrido por este laberinto en busca del Ser, me he encontrado con la naturaleza animal, primitiva y salvaje de nuestra ancestralidad, esa que en algún momento se perdió y fue remplazada por modos que nos alejan de nuestros instintos, tan necesarios para vivir desde la sabiduría corporal. He podido reconocer también mi parte divina, al reconocerme como un fractal de la conciencia suprema.

Este viaje me ha permitido ir reconectando con la fuente de vida, a la que puedo acceder para vivir en presencia, en gozo y en total rendición al orden cósmico, sabiéndome una hija más de la gran madre y el gran espíritu.

Este recorrido hacia mi «Yo Soy», me ha llevado al arte, a la expresión creativa inherente a nuestra humanidad, a vivir sin juicios y en consonancia con mis propios ritmos; a respetar mis necesidades, a perdonarme y perdonar, a sanar y soltar lo herido, a crear belleza donde encuentro la oportunidad de hacerlo, a compartir todo lo que me ha servido y a seguir persiguiendo lo bello y lo bueno con la conciencia de que el laberinto de la vida es un eterno presente, donde podemos danzar nutriendo todos nuestros aspectos, alcanzando la armonía, la dicha que nos permite movernos de manera flexible en las distintas circunstancias que experimentamos.

Este viaje mágico de vivir, me ha llevado a reconocerme como eterna aprendiz y maestra, a honrar mi camino y el de mis ancestr@s, a liberarme de condicionamientos, a recuperar mi poder, a ejercitar mi soberanía y a tomar el lugar que me corresponde como co-creadora de mi propia existencia mientras estoy de paso por este planeta.

Todo lo que hasta ahora he llegado a observar, recordar o vislumbrar acerca de la vida humana en la tierra, está al servicio del orden mayor.

La posibilidad de crear una nueva humanidad, nuevos modos de vivir, de ir hacia una nueva conciencia, donde primen los valores de la vida y el Ser, son mi motivo y mi motor.

Todo mi trabajo promueve y se enmarca en una concepción vital de autonomía, libertad, fraternidad y creatividad, como pilares que posibilitan y favorecen el desarrollo del potencial humano.